Cómo afecta la zona geográfica a la piel

La alimentación, las horas de sueño, el uso de cosméticos, el tabaquismo o el estrés son algunos de los factores externos más analizados que afectan al envejecimiento del cutis, pero… ¿Cómo afecta la zona geográfica a la piel? En este artículo abordamos los principales factores que pueden afectar a la salud del cutis, y la manera de hacerle frente para lucir una dermis rejuvenecida que prevenga el paso del tiempo.

Es evidente que no siempre nos plantearíamos mudarnos a otro lugar por los posibles efectos negativos que el clima o el ambiente de la zona tenga sobre nuestra piel. Sin embargo, existen métodos y trucos para mantener la piel cuidada a largo plazo a pesar de que el clima local juegue en nuestra contra.

Y recuerda: la piel tiene memoria, por lo que está en nuestra mano cuidarla lo antes posible y mantener un balance natural del rostro adecuado.

Cómo influye el clima en la piel

En primer lugar, la temperatura juega un papel crucial en el envejecimiento cutáneo. Las condiciones climáticas, además de facilitar la proliferación de virus que producen enfermedades desde un resfriado común hasta la bronquitis, también afectan a la capa mas superficial de nuestro cuerpo, la piel. Mientras que el clima frío hace que disminuya la secreción de glándulas sebáceas secando la piel, el clima caluroso estimula la aparición de vasos sanguíneos en la dermis provocando, entre otras cosas, la piel rosácea.

Por otro lado, la humedad en el ambiente, conjugada con el calor, favorece la producción de sebo por las glándulas. De este modo se puede llegar a originar acné y piel grasa.

Para contrarrestar esto, es recomendable utilizar crema hidratante que fortalezca la barrera hidrolipídica de la piel, sobre todo cuando el clima es frío. También se debe utilizar un fotoprotector para evitar las manchas que suelen aparecer en climas cálidos.

Por otro lado, para evitar la vasoconstricción de los climas fríos, es recomendable utilizar ropa de abrigo que cubra la mayor parte del cuerpo, para así evitar la pérdida de calor.

Se debe mantener la piel limpia y exfoliada con la ayuda de productos ecológicos y libres de químicos, que ayuden a proteger el pH de la piel. Y se debe mantener los niveles de humedad de la dermis, para que no se reseque, con la ayuda de humidificadores.

Efectos de la contaminación en la piel

Otro de los factores que explica cómo afecta la zona geográfica a la piel es la contaminación. Las partículas nocivas del medio ambiente constituyen otro factor de riesgo para la piel, puesto que provocan la obstrucción de poros, ensucian la dermis y acaban con nuestros antioxidantes. Todo ello conduce al incremento de las arrugas y las manchas.

Debemos tener en consideración que la contaminación ambiental no se encuentra solo en las ciudades más grandes, ni proviene solo de los vehículos o fábricas. La basura, el humo de barbacoas y tabaco, cocina, pintura y un largo etcétera entran en el grupo de contaminantes que pueden afectar, entre otros, a la salud de nuestra piel. Por tanto, conviene aclarar que si vives en Madrid o Barcelona no estás necesariamente más expuesto a este problema; depende sobre todo de tu estilo de vida.

Para evitar las consecuencias de la contaminación del aire en la piel, se recomienda limpiarla para acabar con las partículas de contaminación. Para ello, se deben utilizar exfoliantes varias veces por semana, así como cremas anti-polución que estimulen la formación de colágeno, oxigenación y elasticidad en la piel.

Consecuencias de la radiación solar en la piel

En países donde es más habitual entre la población exponerse al sol, la radiación ultravioleta prolongada sobre la piel supone un gran riesgo, puesto que puede derivar en quemaduras y cáncer. Los rayos solares dañan las células de la piel, oxidándolas y provocando su envejecimiento prematuro: sequedad, pérdida de elasticidad, manchas y/o arrugas.

Todo ello depende del hemisferio donde nos encontremos, la época del año, la hora del día y el estado del cielo. Es recomendable pues no tomar el sol durante las horas centrales del día, ni en meses de mayor concentración de la radiación, como es julio en el hemisferio norte.

El uso de protección solar resulta también aconsejable para evitar los efectos negativos de la radiación solar en la piel. Incluso en días nublados debe usarse, dado que se produce un efecto espejo en las nubes al traspasar los rayos ultravioleta, dañando así la piel.

Contenido relacionado

Cremas anticelulíticas

Crema anticelulítica Healthy Fusion

Masajeadores anticelulíticos

Masajeador anticelulítico Glo 910 Plus

Masajeadores faciales

Caja que contiene el Rodillo de Jade